Geralt de Rivia, de profesión…: héroe

En 1986, en Polonia, un joven y ávido aficionado de la literatura fantástica propuso a su padre la redacción de una historia breve que pudiera competir en un conocido concurso de la revista Fantastyka, de la que era un fiel lector. El hombre, de nombre Andrzej Sapkowsky, empleado en una compañía de comercio exterior, no dudó en complacer a su hijo y, tras conocer las condiciones del certamen, se puso manos a la obra. Lo que no podía saber era que el personaje que estaba a punto de concebir le haría saltar a la fama. Había sembrado la semilla de Geralt de Rivia.

Hoy, casi 25 años después de su primera aparición, el brujo albino ideado por Sapkowsky se ha convertido en todo un icono del género fantástico, si bien es cierto que buena medida de su fama a nivel mundial ha llegado de la mano de una popular y muy galardonada saga de videojuegos, producida por la compañía polaca CD Projekt y conocida como The Witcher.

Gracias a los imponentes videojuegos de rol, principalmente al tercero de ellos, subtitulado como Wild Hunt, y ahora también a una bastante bien desarrollada serie producida por Netflix y protagonizada por Henry Cavill, resulta particularmente difícil encontrar a alguien, seguidor habitual de los mundos de la fantasía o no, que no fuera capaz de reconocer en el personaje de rasgos ásperos, largos cabellos blancos, ojos felinos de pupila vertical y gran espada portada a la espalda (una en la literatura, de acero o de plata, ambas a la vez en el videojuego) al brujo Geralt de Rivia.

the witcher 3

Pero… ¿qué es realmente un brujo? ¿Es un héroe? No exactamente, pese a que muchas de las causas y de las consecuencias de sus acciones puedan indicar lo contrario. ¿Puede entonces que sea un mero vagabundo? Quizá nos hayamos acercado algo más a la esencia del personaje, aunque, como pronto comprenderemos, no del todo. Veréis, un brujo es, por encima de todo, un profesional, algo que el propio autor polaco pretende dejar bien claro desde su primer relato en boca de su mismo protagonista. Es alguien que desde pequeño ha sido entrenado y genéticamente modificado a base de espeluznantes mutaciones mágicas o alquímicas con la intención de ser dotado con capacidades especialmente eficaces para combatir a los múltiples monstruos o maldiciones que habitan el mundo construido por Sapkowsky. De esta manera, tras muchos años de dura preparación física y mental, y de horribles alteraciones orgánicas, cuando se le considera preparado para ejercer la función a la que ha sido destinado, el brujo abandona la escuela que hasta el momento había constituido su hogar y se adentra en los caminos que conectan las poblaciones que motean los mapas del lúgubre y hostil mundo en guerra que con tanto realismo y pesimismo ha construido el autor polaco. Durante sus viajes y deambuleos, los lugareños acosados por los monstruos de los que hablamos más arriba —claramente inspirados en los cuentos y en el folklore de las culturas centroeuropeas— tendrán la oportunidad de deshacerse de sus problemas contratando los servicios del brujo, quien, a cambio de un buen puñado de monedas, se encargará de acabar con la amenaza.

Como vemos, podríamos definir el concepto de brujo como héroe por contrato, un hombre especial y literalmente diseñado para lidiar con criaturas de origen sobrenatural, adiestrado y adoctrinado para proteger a la población de los ataques de los ya mencionados monstruos… por un precio. Pues bien, Geralt de Rivia es uno de estos profesionales. Uno de los últimos, de hecho, pues, a la par que en el mundo de Sapkowsy (un mundo sin nombre, por cierto) las criaturas mágicas se van extinguiendo, también lo hace la necesidad de contratar los servicios de aquellos que dedican su vida a combatirlas.

witcher fight

Llegados a este punto, parece oportuno añadir algunos apuntes sobre el universo en que transcurren las aventuras de Geralt. Y desde luego, no es un mundo en el que a alguien le gustaría residir. Para empezar, se encuentra en guerra. O, mejor dicho, en plena invasión, pues el imperio de Nilfgaard ya ha comenzado a ocupar los llamados Reinos del Norte, sembrando muerte, hambre y desolación a su paso. Y, como es costumbre en los mundos (ficticios o no) habitados por seres humanos, en tiempos de guerra la única víctima real es siempre el pueblo llano.

Pero no queda ahí la cosa, no. Si podemos describir el mundo de Sapkowsky como  siniestro casi en su totalidad, sin apenas rastro alguno de luz que pueda aportar alguna tonalidad de gris en él —creedme cuando os digo que es así—, es porque, además de la guerra y la invasión, existe toda una serie de factores que lo convierten en un territorio en plena decadencia. Racismo exacerbado contra toda criatura no humana: contra elfos, enanos y medianos, sin excepción (sí, las criaturas humanoides de Tolkien, idénticas incluso en descripción); una completa ausencia de bondad natural en los seres que lo habitan, son contados los personajes inclinados al bien o al altruismo: sólo Geralt, y quizá también su amigo el bardo Jaskier o Ciri, la niña a la que adopta en una de sus aventuras, muestran en alguna ocasión que sus intenciones no son oscuras o egoístas (por descontado, su amada Yennefer queda fuera de las mencionadas excepciones); constantes intrigas y conspiraciones entre los mismos Reinos del Norte, quienes, incluso en medio de una profunda crisis económica, social y política motivada sólo en parte por la invasión de Nilfgaard, algo que a priori debería unirlos por encima de sus diferencias, no dudan en apuñalarse unos a otros con el simple fin de arrebatarse entre sí las escasas migajas que dejan a su paso los soldados y saqueadores nilfgaardianos.

En definitiva, como ya parece haber quedado claro, el mundo creado por Sapkowsky no es un lugar deseable para vivir. Acompañando a Geralt a lo largo de sus muchas aventuras, tanto en la literatura como en el videojuego (la primera temporada de la serie relata con razonable fidelidad algunos de los cuentos de los dos primeros libros), uno no tarda en decidir que no es un mundo apetecible. Es oscuro, peligroso, hostil… Cruel. Con poco espacio para la esperanza. Un mundo perfecto para un brujo.

Gerardo Serrano

Drácula, el auténtico e indiscutible Rey del Terror

Conan el cimmerio y Robert E. Howard, o la creación que se hizo más grande que su creador

Sobre Solomon Kane y las historias imperecederas

Especial Poe

Witcher henry cavill

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s