“Mindhunter”, mucho más que asesinos en serie

Acercarse a una serie como Mindhunter puede resultar complicado por varias razones. La más sencilla de ellas es que, si uno empieza a ver la serie pensando que va a encontrarse con un producto del tipo al que estamos acostumbrados, con un caso por episodio, en el que un detective o un grupo de ellos se dedica a investigar uno o varios asesinatos hasta encontrar el hombre detrás de los crímenes, se va a ver sumamente contrariado. Mindhunter no es Mentes criminales, ni lo pretende. Ni siquiera se parece a Hannibal (serie, por cierto, cuyas dos primeras temporadas merecen mucho la pena si no se tiene el estómago demasiado sensible). Es mucho mejor.

Que David Fincher es un maestro del thriller es algo tan evidente que no merece ni ser argumentado. Baste con citar Se7en, Zodiac y Los hombres que no amaban a las mujeres. Así, cuando se anunció que Fincher iba a realizar para Netflix (plataforma con la que también ha realizado la sobrevaloradísima House of cards y la más interesante Love, Death & Robots) una serie sobre una pareja de agentes del FBI que, entrevistándose con famosos asesinos, elaboran perfiles y colaboran con investigaciones, las expectativas fueron muy altas (y, en muchos casos, engañosas). Y las ha cumplido con creces.

mindhunter pareja fbi
Los agentes Holden Ford y Bill Tench, interrogando a un asesino

Centrémonos en la historia. La serie se basa en el libro homónimo de John E. Douglas, ex agente del FBI que, en las décadas de los setenta, ochenta y noventa, y a partir de la Unidad de Ciencias del Comportamiento y gracias a su conocimiento de psicología criminal, contribuyó a crear el concepto de “asesino en serie” y a elaborar perfiles para encontrarlos y detectarlos precozmente. En su libro (prometo reseña en un futuro cercano) relató su carrera y las entrevistas que, con vistas a realizar los perfiles, mantuvo con famosísimos criminales, del calibre de Edmund Kemper, William ‘Junior’ Pierce, David Berkowitz (el célebre “Hijo de Sam”), Elmer Wayne Henley y, por encima de todos, Charles Manson.

Todos ellos aparecen en las (hasta el momento) dos temporadas de la serie, y es de esperar que, en un futuro, veamos también a otros famosos asesinos reales a quienes Douglas entrevistó, como Ted Bundy o John Wayne Gacy. El material es, como vemos, una mina de oro llena de posibles vetas a explotar, y lo normal es que, visto lo visto, Netflix siga adelante (al parecer, David Fincher tiene planeada una serie de, al menos, cinco temporadas). Ojalá sea así, y Netflix no nos dé el disgusto de cancelar la que es su serie original de mayor calidad.

Mindhunter es una serie lenta, sí, y muy enrevesada. Es inteligente y muy compleja de seguir. Hay momentos en los que, por lo duro y lo explícito de sus conversaciones, se hace difícil de digerir. Los casos no son lineales, y las diferentes investigaciones van y vienen intermitentemente, mezclándose unos con otros. Porque así es como ocurre en la vida real. Las entrevistas son elementos sumamente interesantes, y es de agradecer que, en estos tiempos que corren, Netflix permita que, en una serie, puedan encontrarse escenas larguísimas de puro diálogo, con largas pausas y declaraciones inquietantes.

 

mindhunter kemper
Cameron Britton como Edmund Kemper en Mindhunter

Las entrevistas son, quizá, la puerta de entrada principal de los espectadores a Mindhunter. Llevados por el morbo o por el interés puro en la historia de los asesinos, que una serie reúna a lo que podríamos llamar la élite de los criminales y les ponga a hablar directamente con los agentes del FBI llama mucho la atención. Y la realización y el reparto es brillante en este aspecto. Los encargados del casting de Mindhunter merecen cualquier reconocimiento que se les brinde. El parecido de los actores con los asesinos que encarnan es, sencillamente, increíble, y su trabajo es escalofriante. Mención aparte merece Edmund Kemper, el asesino de las colegialas, un hombre inteligentísimo, tranquilo y muy calculador que desataba una violencia inusitada e indescriptible en sus víctimas. Su enorme tamaño, su voz calmada, su hablar educado y su terrible historial crean una sensación de inquietud y miedo permanente en el espectador. Y a ello contribuye, Cameron Britton, el actor que lo interpreta.

Pero, si hablamos de asesinos famosos, el más importante y temible de todos ellos es Charles Manson, de cuyas infames hazañas se cumplen este verano 50 años, y a quien dedicamos ya un especial en esta web. En esta segunda temporada de Mindhunter se produce la esperada entrevista entre los agentes Bill Tench y Holden Ford (que son los personajes en los que se desdobla la figura real de John Douglas) y Manson, y el encuentro fue el punto fuerte con el que se promocionó la serie. Sin embargo, sorprende que la entrevista sea, si bien interesantísima y aterradora, mucho menos importante de lo que cabría esperar. Y no es la primera vez que ocurre algo así en estos meses: Quentin Tarantino, en su magistral Érase una vez… en Hollywood, pasa también de forma muy tangencial por la figura de este mal bicho. Y, curiosamente, en las dos ocasiones Manson es interpretado por Damon Herriman (de nuevo, brillante el casting de la serie).

Y ésta es otra de las posibles decepciones para quienes se acerquen a la serie. Los asesinos en serie que aparecen en Mindhunter proporcionan momentos icónicos, que seguramente pasen a la historia de la televisión, pero no son, ni de lejos, lo más interesante que nos ofrece la ficción de Netflix. Sí, es posible que entremos a ella gracias a las entrevistas, pero nos quedamos por los agentes. Y eso que Holden Ford, el joven y escandalosamente inteligente agente del FBI que tiene la idea de empezar todo, no lo pone fácil. Su carácter y su superioridad le convierten en un tipo irritante y bastante desquiciante, aunque, en esta segunda temporada, la situación mejora un poco. Tampoco es especialmente agradable el personaje de la psicóloga Wendy Carr, una mujer borde y sobreenfocada en su carrera profesional, demasiado preocupada porque nada pueda salpicarla y suponer algún obstáculo. Aun así, las tensiones entre ellos y los casos en los que ayudan (en esta temporada, uno de los ejes de la trama es el de los asesinatos de niños de Atlanta) son lo suficientemente interesantes para mantener enganchado al espectador.

mindhunter manson
Un escalofriante Damon Herriman interpreta a Charles Manson en Mindhunter

El punto fuerte de la serie está en que, mientras nos expone a los testimonios de bestias salvajes como estos asesinos en serie, demonios encarnados que han cometido algunas atrocidades inimaginables, lo que nos interesa más es cómo afectan los problemas personales de los investigadores en su actitud ante las entrevistas. Por eso, los silencios y las miradas constituyen uno de los elementos mejor gestionados de la serie.

En este sentido, debemos destacar a Bill Tench como el mejor de los personajes protagonistas, interpretado por un colosal Holt McCallany. Su historia personal es la más interesante de todas, y su manera de afrontarlo, intentando esconderlo todo bajo su máscara de tipo duro, es francamente conmovedora. Además, es un actor sorprendente, que es capaz de transmitir con su mirada más que lo que cualquiera podría decir con mil palabras. Bill Tench es, para quien esto escribe, lo mejor de toda la serie Mindhunter, que no es poco decir.

En definitiva, Mindhunter se consolida, con esta segunda temporada (que mejora bastante a la ya de por sí maravillosa primera parte) como la mejor serie de Netflix (no la más divertida, por supuesto, pero por su calidad es, de largo, la mejor). Una historia escalofriante de asesinos y víctimas, sí, pero sobre todo una serie muy humana, en la que lo importante no es tanto lo macabro como lo emocional. David Fincher se confirma como uno de los mejores narradores del momento, y uno de los grandes reyes de la televisión. Que siga así mucho tiempo.

Miguel Serrano (@Migserrod92)

“Los muertos no mueren”, Jarmusch visita a Romero

La maldición de Hill House, o cuando los peores fantasmas los llevamos dentro

El sueño de la razón produce monstruos

mindhunter agentes fbi 2.jpg

 

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s