Especial Manson (III): La Familia

La investigación de los asesinatos de los casos Tate y Labianca se encontraba atascada en un callejón sin salida. Tanto por la ineptitud de los cuerpos de policía responsables del caso Tate como por la complejidad y lo incomprensible del móvil, no existía mucha esperanza de que la historia fuera a llegar a buen puerto. Hasta que una serie de casualidades provocó que todo se precipitara y sacara todo a la luz. A mediados de octubre, una redada en el rancho Barker, situado en los límites del Valle de la Muerte, se saldó con veinticuatro detenidos acusados de varios delitos, desde el robo masivo de coches hasta incendios provocados. Entre ellos se encontraba Susan Atkins, quien, en la prisión, no tardó en presumir de haber cometido ella misma los asesinatos de la noche del 8 al 9 de agosto. Pocos podían imaginar entonces la magnitud de lo que se iban a encontrar. Pero antes, es necesario volver un poco atrás y contemplar todo desde una perspectiva más amplia.

El final de la década de los 60 supuso el auge de la llamada contracultura: el Verano del Amor del 67, la Guerra de Vietnam, los movimientos antimilitaristas, el crecimiento del movimiento hippie (“If you go to San Francisco, be sure to wear some flowers in your hair”, que decía la canción de Scott McKenzie), el festival de Woodstock, cuyo cincuenta aniversario se recuerda también estos días… Fueron también los años del Watergate, el asesinato de Bobby Kennedy y Martin Luther King… El final de toda una era de inocencia y esperanza que saltó por los aires a base de sangre y muerte.

Una atmósfera que hacía propicio que cierto mensaje encontrara un terreno especialmente fértil. Ese mensaje fue precisamente la mentira de la paz y el amor que difundían los hippies y que se extendió por California como la pólvora, especialmente entre ciertos grupos, con una puesta en práctica peculiar que poco tenía que ver con lo que proclamaban: flores, drogas (sobre todo los alucinógenos), sexo libre sin límites y un firme rechazo de cualquier tipo de autoridad.

Uno de esos grupos, especialmente peculiar, era la Familia, un grupo reunido en torno a un extraño gurú psicodélico llamado Charles Manson, nombre que, tristemente, se ha ganado ocupar quizá el trono criminal de Estados Unidos, y cuya figura analizaremos en otra ocasión. Un grupo formado por una legión de jóvenes, prácticamente adolescentes, que, a la sombra de Manson, conformaron una especie de surrealista secta hippie dedicada a delinquir, vivir al margen de la ley y cumplir la voluntad de su diabólico líder.

familia manson chicas juicio
Squeaky, Sandy, Ouisch y Cathy: miembros de la Familia que aguardan la sentencia

El control de Manson sobre sus secuaces era tal que él, cual dios, cambiaba los nombres de los demás, poniéndoles alias que, para contribuir a hacer todo aún más confuso, eran intercambiables. ¿Para qué? Sencillo. Este método tenía una doble intención: dificultar el seguimiento de los miembros por parte de las autoridades y minar la identidad de esos jóvenes desarraigados que acudían hambrientos de guía a los pies de su amo.

Los miembros de la Familia Manson venían de lugares muy diferentes, procedentes de todos los rincones de Estados Unidos. Pero todos compartían ciertas características. Eran jóvenes inestables e inseguros, con graves problemas familiares y emocionales, que habían ido adquiriendo un carácter asocial pero que, al mismo tiempo, estaban deseando encontrar un lugar al que pertenecer, una familia que les aceptara. No es que sus familias no lo hicieran, es que, en su perpetua adolescencia infantilizada, no se sentían queridos y extrapolaban el típico rechazo a la autoridad paterna a todo tipo de autoridad. Y eso fue aprovechado por la mente maligna y perversa de Charles Manson, que reunió a todos esos Niños Perdidos y los convenció para su causa.

La Familia se fundó en 1967 en San Francisco, durante el conocido como Verano del Amor. Manson, por los avatares de la vida, fue a parar a la ciudad durante el máximo esplendor de la era hippie. Contactó allí con sus ideales y detectó enseguida lo endeble de su mentalidad y de su estilo de vida. Y allí, junto con Mary Brunner, fundó su Familia. Las chicas fueron atraídas, casi siempre, por su necesidad de una figura paterna, y, una vez dentro, pasaban a ser un simple cebo sexual para atraer hombres. Todas extremadamente jóvenes, desde adolescentes de 14 años hasta alguna de 22 ó 23: Susan Atkins, Patricia Krenwinkel, Leslie Van Houten, Sandra Good, Lynette Fromme… Y Linda Kasabian, una joven embarazada que, si bien fue utilizada por Manson en las noches de los crímenes, se negó a participar en los asesinatos y después, acosada por el remordimiento, supo superar el terror que le inducía la Familia para declarar como testigo de cargo en el juicio.

Pero los hombres que buscaba Manson no eran, al igual que sucedía con las mujeres, fuertes e independientes. Los más importantes fueron Charles “Tex” Watson y Steve Grogan, conocido como “Clem” (un joven de 17 años que se dejó seducir por las promesas de Manson, que aprovechó su corta inteligencia, pero que, años después, se reformó por completo y se convirtió en un hombre sensato y arrepentido). Ninguno de los seguidores de Manson fue, al menos en ese momento, una lumbrera. Eran todos de poca inteligencia, ya fuera por naturaleza o por el consumo abusivo de drogas. Una persona con dos dedos de frente no sucumbiría ante los extraños encantos de Charles Manson y su palabrería vana y carente de sentido.

manson family calvas
Otra muestra del dominio de Manson sobre su Familia

Enseguida, la Familia abandonó San Francisco y se trasladó a Los Ángeles. El entorno de la ciudad era mucho más adecuado para los intereses criminales de Manson, con los desiertos y cañones que facilitaban la huida y permitían permanecer escondidos durante un tiempo. Además, el desierto ocupaba un lugar importante en el siniestro plan de Manson, al que dedicaremos un artículo en este especial. Allí fueron alternando entre el rancho Barker, donde les detuvieron en la redada de octubre del 69, el desértico Valle de la Muerte, algunas casas de amigos y conocidos del grupo y, sobre todo, el rancho Spahn, que es el lugar más conocido al que se asocia la historia de Manson.

El rancho Spahn había sido, en los años cincuenta y primeros sesenta, el escenario donde se habían rodado varias películas y series del oeste. El dueño, George Spahn, era un anciano de unos ochenta años prácticamente ciego y sordo que vivía solo en una cabaña destartalada del rancho. Cuando llegó Manson, envió a Squeaky, una de las chicas, a ganarse al anciano para que permitiera que se instalaran ahí. Spahn aceptó. Y, sorprendentemente, Squeaky llegó a querer al viejo. Una vez instalados, el rancho Spahn se convirtió en el cuartel general desde el que Manson planeaba las actividades del grupo, del que partían y al que volvían.

rancho spahn
Panorámica del Rancho Spahn, guarida de la Familia

¿Y a qué se dedicaban? Pues prácticamente a cualquier cosa que supusiera actividad delictiva. Manson canturreaba, tocaba la guitarra y mantenía relaciones con cualquiera de las chicas, al tiempo que ordenaba a los demás hacer el trabajo sucio. Aunque, de vez en cuando, él mismo bajaba a la ciudad con el grupo. Además de las drogas y el sexo, Manson mantenía a todos sus seguidores enganchados al LSD, para minar sus mentes y poder entrar en ellas y desatar todo su poder manipulador (él siempre consumía una dosis menor). Se mantenían con algún trabajo esporádico de alguno de los miembros, parasitando el rancho y con los que ellos llamaban “viajes a la basura”, que no era otra cosa que expediciones en las que las chicas rebuscaban en los contenedores y en los restos de basura para encontrar ropa y alimentos. Y, claro está, con los robos (recordemos que fueron atrapados por robo de coches).

Pero lo más siniestro de todo era cuando Charles Manson enviaba a sus esbirros a “hacer el bicho”: ponerse ropa oscura, salir de noche a buscar alguna casa en Los Ángeles, entrar sin hacer ruido, acceder al dormitorio principal, deslizarse por el suelo y salir sin ser vistos. El porqué de esta extraña actividad no parece demasiado difícil de rastrear: además de hacer creer a sus seguidores que eran invisibles, podría ser un ensayo para lo que estaba por venir: los asesinatos de los casos Tate y Labianca, sí, pero también toda una ristra cuyo verdadero alcance nunca llegaremos a saber. Gary Hinman, Donald “Shorty” Shea, John Philip Haught “Zero”, Ronald Hugues (un abogado de la defensa que quiso separar a las chicas del cerebro criminal de Manson)… La lista podría llegar hasta las treinta y cinco víctimas. Todos ellos, simplemente, por entrar en contacto con la Familia, una realidad muy oscura que les sobrepasaba.

Su peculiar estilo de vida resultaba tentador para algunos miembros de la alta sociedad angelina. Aunque hasta cierto punto. Muchos famosos participaron en las fiestas de Manson y le acogieron en su casa. Especialmente conocido es el caso de Dennis Wilson, integrante de los Beach Boys, que llegó a tener una relación muy cercana con la Familia, aunque supo detectar alguno de sus lados oscuros y se apartó a tiempo. Manson y su Familia eran atractivos en la mentalidad contracultural de los años sesenta porque representaba la rebeldía y el desarraigo de la juventud de aquellos años, pero ocultaba (y no a mucha profundidad) una oscuridad terrorífica, un pozo de las tinieblas, una maldad infernal y diabólica. Y toda ella encarnada en una sola figura: Charles Manson.

Miguel Serrano (@Migserrod92)

Especial Familia Manson: 50 aniversario

Especial Familia Manson: Los asesinatos

Especial Charles Manson: El gurú del Mal

Especial Familia Manson: Helter Skelter

manson family asesinas

Leslie Vanhouten, Patricia Krenwinkel y Susan Atkins, asesinas

5 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s