El sueño de la razón produce monstruos

Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) no debería necesitar ningún tipo de presentación. Cualquier ciudadano corriente es capaz de recordar, al menos, una o dos de sus obras. Y, sin embargo, el pintor nacido en Fuendetodos esconde incontables misterios y secretos. ¿Por qué un pintor, dedicado a los retratos y la pintura realista, cambió tan radicalmente de estilo y temas, de una forma tan aparentemente incomprensible? ¿Cómo es posible que el pintor de cámara de Carlos IV pasara a realizar obras tan terribles como las Pinturas Negras o sus Caprichos? A esos aspectos dedicaremos en Super Umbram una serie de artículos, que pretenderán dar algo de luz a este personaje tan fascinante y perturbador.

Hay muchas teorías acerca de la motivación goyesca al salirse de la norma académica que seguía desde sus inicios. Por un lado, se afirma que el pintor albergaba una intención crítica y satírica, derivadas de su simpatía por el pensamiento ilustrado, y que simplemente estaba caricaturizando las supersticiones y el primitivismo de la mentalidad de la España de la época. Otros dicen que empezó a pintar obras oscuras y tétricas a raíz de su enfermedad, cualquiera que esta hubiera sido. Otros que, simplemente, quiso transmitir emociones negativas en su trabajo. O, probablemente, una combinación de varias de estas razones, o de todas. Incluso, algunas mentes más imaginativas han desarrollado historias fantásticas que mezclan a Goya con realidades sobrenaturales, como es el caso de la novela gráfica Goya. Lo sublime terrible, de Fran Galán y El Torres.

portada_goya_rgb.jpg
Detalle de la portada de Goya. Lo sublime terrible, de Fran Galán y El Torres (2018)

 

Sea como fuere, aquellos chispazos de locura (o no), aquellos destellos de irrealidad e irracionalidad, son los responsables de su leyenda. Las pinturas más oscuras, cercanas al expresionismo, convirtieron a un no demasiado brillante pintor costumbrista en un auténtico genio, un coloso del arte universal. Cierto es que triunfó en su época como retratista, pero no son pocos los nombres de otros pintores dedicados a este género que han caído en el olvido. Si hoy Goya tiene esa posición privilegiada en el arte español, se lo debe a su “locura”, a aquellas visiones atormentadas y terroríficas que nos legó en esas otras obras.

En próximos artículos, desarrollaremos más detalladamente las obras más destacadas del Goya más oscuro, como los dos grandes lienzos del 2 y el 3 de mayo de 1808 en Madrid, momentos de los que fue testigo y causaron en él una muy honda impresión, un desencanto brutal con las ideas y el proyecto ilustrado, que, con todas sus luces, era capaz de una destrucción y una violencia tales contra el pueblo madrileño. La guerra y sus consecuencias son el motivo de una de sus series de grabados más importantes, Los desastres de la guerra, que reflejaban el malestar del pintor ante los horrores que se estaban viviendo. Dentro de los grabados de Goya, se dedicarán otros artículos a sus Caprichos, obras originalísimas y de temática variada, que incluyen algunos de sus aspectos más críticos y satíricos, y entre los que encontramos el grabado más conocido, que da título a esta serie de artículos: El sueño de la razón produce monstruos.

800px-El_Tres_de_Mayo,_by_Francisco_de_Goya,_from_Prado_thin_black_margin.jpg
Los fusilamientos del 3 de mayo (1814)

Por otro lado, dedicaremos algún artículo a sus cuadros acerca de brujería y oscurantismo, como El aquelarre, una de las obras más inquietantes del arte español, así como a sus cuadros sobre asuntos violentos. Mención aparte merecen, y por tanto mayor espacio en esta serie, sus Pinturas negras, el culmen de su labor artística, que pintó en las paredes de su casa en la Quinta del Sordo y que anticipa, dos siglos antes, el arte expresionista.

Sobran los motivos para dedicar un espacio considerable en esta web a Goya, el maestro del arte español, que supo romper los cánones estéticos y temáticos impuestos por el orden y la armonía propias de la Ilustración, creando un tipo de arte nuevo y escandaloso, incomprendido en su época. Citando a Poe, el patrón de este portal, soñó “sueños que ningún mortal jamás se atrevió a soñar”, y, abriendo las puertas del sueño y la irracionalidad, liberó a todos los monstruos que la Razón había encerrado.

 

Miguel Serrano (@Migserrod92)

 

el sueño de la razon produce monstruos
Capricho nº 43: “El sueño de la razón produce monstruos”. D. Francisco de Goya y Lucientes

 

9 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s